¿Puede una clase de “spinning” mandarte al hospital?

Todos los que hemos decidido en algún momento ponernos en forma hemos cometido el error de empezar ejercitando a un paso al que no estamos acostumbrados. Pero aunque en la gran mayoría de las personas esto no pasa de sentir al día siguiente que les hubiera pasado un tren por encima, algunas personas sí pueden terminar en el hospital con daño en los riñones. Bueno, resulta que recientemente el “New York Times” publicó un artículo en el que narra la experiencia de una maestra de Kinder en el Estado de Nueva York. Christina D’Ambrosio ejercita regularmente sin embargo, acudió a una clase de una hora de spinning que fue muchísimo más pesada de lo que ella había anticipado, al final de la clase sentía las piernas hinchadas y sumamente dolorosas. “Yo creí que mi cuerpo simplemente no estaba acostumbrado a ese tipo de esfuerzo ya que era mi primer clase”, dijo la Srita. D’Ambrosio. Sin embargo en los dos días siguientes el dolor se volvió insoportable, su orina se volvió color café obscuro y comenzó con náuseas. Corrió al hospital donde le dijeron que había desarrollado rabdomiolisis, que es una condición rara pero que puede ser mortal si no es atendida a tiempo y que había sido disparada por realizar ejercicio intenso. La rabdomiolisis, aunque es causa de insuficiencia renal (que los riñones dejen de funcionar bien), es reversible. ¿Por qué pasa esto?, bueno, cuando una persona ejercita los músculos hasta un punto extremo, las células del músculo comienzan a morir y estas células muertas y sus contenidos se van a la sangre poniendo a trabajar a los riñones a un ritmo inusual. Aunque actualmente la Srita. D’Ambrosio se encuentra bien, su caso fue publicado en la revista científica del “American Journal of Medicine”. En ese mismo reporte se señala que su caso no es el único y que se han reportado por lo menos 46 casos de otras personas que han desarrollado rabdomiolisis después de una clase de “Spinning”, 42 de estas personas habían tomado la clase por primera vez. De acuerdo con el artículo de “The New York Times”, en otro estudio que se realizó entre 2010 y 2014, se reportaron 29 visitas a la sala de urgencias tan solo en el Hospital Presbiteriano de Nueva York por rabdomiolisis inducida por ejercicio. La mayoría de los casos se debieron a clases de “spinning” pero también a levantamiento de pesas, CrossFit, correr y el sistema de ejercicio P90X. Existe evidencia de que las personas que se encuentran tomando medicamentos como estatinas (para bajar el colesterol), estimulantes y medicamentos antipsicóticos; tienen mayor riesgo de presentar rabdomiolisis. Y aunque esto no es un motivo para evitar los entrenamientos de alta intensidad, la recomendación es que la gente debe comenzar con ejercicios apropiados a su condición física y a una menor intensidad y aumentar poco a poco. Por eso intentar competir con él o la musculosa de al lado en el gimnasio y hacerle al forzudo no es una buena idea. Cuida tus riñones y también tus articulaciones y tendones, es necesario darle tiempo a los músculos para que se acostumbren a la actividad física y no olvidar hidratarse adecuadamente durante los entrenamientos. Es importante que tanto el público en general como los entrenadores de los gimnasios estén conscientes de este riesgo para no poner en peligro la salud de quienes buscan ponerse en forma. Recuerda que si presentas síntomas como dolor extremo en músculos y cambios en el color de la orina y malestar intenso es importante acudir a urgencias y NO automedicarte con analgésicos para el dolor, ya que estos pueden causar incluso más daño a tus riñones. En caso de presentar otras lesiones deportivas no olvides consultarnos.

© 2020 by Grupo Médico Dr. Zurita

  • Instagram
  • Facebook Social Icon