Lo que no me dijo el hada madrina del fitness: ¿Cómo calculo las calorías de lo que me como? 

 

Ya les había platicado que mi hada madrina del fitness me había insistido en que si tenía un plan de alimentación, y la verdad, no le puse mucha atención y le cambié el tema para recordarle que me debía una cortesía para sesión de bronceado en su local (Les dije que mi hada madrina no era un médico normal, era un Roberto Palazuelos entrepreneur con estudios superiores).

 

Regresando al plan alimenticio, tengo que confesarles que nunca he sido muy fan de las nutriólogas, de hecho nunca he consultado a ninguna. No porque piense que su trabajo no es importante o valioso sino porque pienso que el verdadero y duradero cambio en los hábitos alimenticios (y cualquier otro tipo de hábito) sucede cuando la gente razona porque hace lo que hace en lugar de simplemente repetir instrucciones que vienen en una hojita.

 

Esto se parece mucho a la manera en la que los padres tratan a los hijos: Hay de dos sopas: 

 

1. Los padres educadores: Cuando un niño está haciendo algo indebido, los padres dicen “no hagas esto” y explican porqué no es bueno hacer tal o cual cosa, cuales son los riesgos o las consecuencias de tal acto. El niño entiende la razón por la cual tiene que comportarse de cierta manera. Se le ha tratado como un pequeño homo sapiens.

 

2. Los papás entrenadores de circo: El niño hace algo indebido, acto seguido los padres gritan “¡no hagas eso!”, el niño continúa y los padres vuelven a gritar, el niño continúa y la mamá saca la chancla, el niño se comporta bien pero por el miedo a la chancla, no porque entienda porqué se tiene que portar bien. Se le ha tratado como a un changuito de circo.

 

Con este blog pretendo que seamos de la sopa #1, porque el que entiende como funcionan las cosas, tiene muchas más herramientas para salirse con la suya exitosamente. Si un día tienes antojo de unos nachos con queso y un refresco, puedas hacerlo sabiendo cuantas calorías te estas comiendo y que tantas más deberás ahorrarte o quemar durante el día.

 

Advertencia:

Obviamente si tu paladar te grita toooodo el tiempo, ¡corre por unas garnachas fritas!, definitivamente vas a tener que explorar otros alimentos que son muy ricos, no digo que será fácil, ni poco doloroso desapegarte de tus limitados hábitos alimenticios…Hey, hey, ¡no me mires así! no estoy para apapacharte sino para hablarte con la verdad, pero es porque te quiero y estoy aquí para ayudarte a despertar tu paladar a otras posibilidades gastronómicas con las que podrán convivir ocasionalmente tus garnachas favoritas. 

 

Pudiera parecer que es muy laborioso eso de andar contando calorías pero les cuento que en algunas de las muchas fuentes que consulté antes de empezar, se dice que en promedio la variedad de alimentos que consumimos con frecuencia no supera los 30 platillos y yo me di cuenta que en mi caso podrían ser incluso menos, así que si aprendía las calorías de lo que usualmente como, no tendría que andar contando calorías toda la vida sino tener una idea general de lo que como después de un periodo de aprendizaje, y eso es justamente lo que tú puedes hacer.

¿Cómo hacerlo?

 

1. Determinar cuantas calorías necesitas consumir para bajar de peso sanamente (lo que explico en el post anterior) .

 

2. Ten en tu cocina tazas medidoras de 1 y 2 copas. Si no eres bueno para calcular a ojo de buen cubero los gramos, compra una báscula de cocina, te va a ser de muchísima utilidad. (Si vives en México, Distrito Federal puedes comprarla en la Casa de la Báscula en República del Salvador #62-A, Col. Centro)

 

3. Consigue tablas alimenticias de tu país. Por ejemplo, yo encontré una tabla de alimentos mexicanos que desarrolló un grupo de médicos, mis respetos a estos señores, ¡pónganse de pie y denles un aplauso por esta chulada de tabla!

http://www.omcsalud.com/contenido/articulos/dimequecomes/calorias.html

En esa tabla vienen las calorías hasta de los tacos al pastor y claro del alcohol. Les tocará la sorpresa de sus vidas a las señoritas que toman whiskey “porque es la bebida que tiene menos calorías”, (No agachen la cara, a mi también me pasó, respira profundo, todos los días aprendemos algo nuevo).

 

4.Baja las aplicaciones gratuitas de teléfono celular myfitnesspal y/o fatsecret. Estas fuentes no son tan exactas pero te van a servir muchísimo por estas razones:

 

- El celular está contigo en todas partes y será tu diario donde puedes registrar tus recetas más comunes.

- Tienen un escáner de códigos de barras para saber toda la información nutrimental y agregarla rápidamente a tu diario si comes algún producto envasado o empaquetado.

- Te van llevando la cuenta de todas las calorías que vas registrando y te dice cuantas calorías te restan en el día para que sepas que tanto más puedes comer.

- Puedes agregar a tu cuenta las calorías que quemaste con el ejercicio (información que puedes obtener de un reloj polar y del cual hablamos en posts anteriores).

- Aunque los valores no sean tan exactos, son bastante orientadores y de mucha utilidad. 

 

Además, si de plano tienes mucha duda sobre algún alimento en particular y quieres consultarlo en una fuente bastante seria. Puedes comprarte la publicación del Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes, búscalo en google. (Ya se que lo vas a encontrar pirata, pero pues si puedes comprarlo y apoyar a quienes trabajan duro y con honestidad pues, sé un buen mexicano o ciudadano del mundo).

 

5. Decidir cuales de las cosas que te gustan podrías sacrificar para llegar a tu meta diaria de calorías o por cuales alimentos o bebidas con menos calorías puedes intercambiarlos.

 

Por ejemplo:

Me di cuenta que una cucharada de aceite de olivo aporta 124 kcal mientras que una quesadilla compuesta de 1 tortilla de maíz (80 kcal), 2 rebanadas de mi jamón de pavo favorito (32 kcal) y ¼ de taza de nopales (4 kcal) suman 116 kcal si es asada en lugar de frita. Por lo tanto si necesitaba comer una cena de 300 kcal por ejemplo. En lugar de comerme una quesadilla frita (116 + 124 = 240 kcal), podía comerme 2 de mis quesadillas de 116 kcal pero asadas, no fritas y hasta un vaso de leche de almendras de 60 kcal. Esto me dejaba mucho más llena y al final consumiendo menos calorías.

 

Pero la belleza de aprender a contar calorías es que aquí decides tú como te las gastas. ¿Puedes comerte tu quesadilla frita sin romper el equilibrio calórico? ¡Claro que puedes! pero comiendo tan solo una de estas quesadillas fritas que equivaldrá a 240 y tu vaso de leche de almendras de 60 kcal.

Así como hice este rápido ejemplo de intercambio, también puedes hacerlo a tu muy particular gusto, te dará mayor libertad para decidir responsablemente y con conocimiento. 

 

¡Así que pon manos a la obra!, comienza a usar tus aplicaciones myfitnesspal o fatsecret y comienza a registrar tus calorías, no olvides registrar las bebidas también. 

 

Me encantaría leer tus experiencias, dudas o comentarios. Por aquí nos leemos. 

P.D. Norteños que empiecen con el debate de que “si la quesadilla no tiene queso, no es quesadilla”, serán bloqueados de mi mente, instantaneamente. 

 

Besitos, homo sapiens.

 

 

Contacto

Grupo Medico Dr. Zurita

 

ZONA ORIENTE

 

Calz. de la Viga 1593

Col. Unidad Modelo

(Entre Río Churubusco

y Ote. 160)

C.P. 09089

Ciudad de México

 

ZONA SUR

 

Av. de la Fuentes

Col. Jardínes del Pedregal

(Entre Agua y Lluvia)

C.P. 01900

Ciudad de México

 

 

Teléfonos: (55) 55-81-0639

Fax:            (55) 56-70-9179

 

esther@doctorzurita.com

HORARIO DE ATENCIÓN

lun-vie :

10:00 am - 05:00 pm

sáb :

10:00 am - 03:00 pm

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© doctorzurita Retorno 102 de Ote. 160 Edif 50-101 09089 Distrito Federal, México

Llamar

E-mail

Cómo llegar